Las nuevas generaciones de “vagos”

Nos sucedió la semana pasada mientras hací­amos las labores cotidianas de atención de vuestras dudas, sugerencias, propuestas, quejas, etc.   El usuario se llamaba…. Bueno, mejor no daremos nombres. El caso es que escribí­a desde California, la tierra de los sueí±os, y que tení­a 9 aí±os. ¡9 aí±os!

Su email era amable, diáfano, bien escrito. Mejor de lo que muchos adultos de varios míºltiplos de esa edad hubieran sabido redactar en sus mejores sueí±os. Esmeradamente, el chaval nos pedí­a ayuda con la bíºsqueda de un resumen que no me fue difí­cil captar con una inspección sencilla en nuestro directorio de apuntes y trabajos.

Me disponí­a a adjuntar el link al mensaje de respuesta satisfaciendo la solicitud de tan joven remitente, cuando reparé que debajo de su breve ríºbrica habí­a una posdata, una lí­nea que convirtió aquel mail en especial, emotivo y puede que, torpemente por mi parte, digno de este post. Decí­a así­:

“…Este correo electrónico es el de mi mamá que usó esta página cuando fue estudiante y me la recomendó. Por favor, mandad la respuesta aquí­.”

Debajo, como dando fe o autoridad superior a lo que contaba el chaval, firmaba la madre.

Era la primera vez (hasta donde llega mi memoria) que en el mismo correo se mezclaban dos generaciones de “vagos” de la misma sangre. Me dio por pensar que quizá fuera, aquella cosa tan sencilla de un lunes cualquiera, perdida entre la avalancha de peticiones de ayuda, entre mensajes en Facebook, menciones en Twitter, posts en Tuenti, el logro más grande que hubiera alcanzado este “portal de documentos académicos para estudiantes” en sus 13 aí±os de historia, superando en importancia cualquier aparición televisiva, portada de periódico, premios o ranking de audiencia: el habernos convertido en una especie de folclore, una tradición digital que pasase de padres a hijos de boca en boca.

Consciente de ese carií±o generacional heredado me permití­ esta respuesta, rasgando cualquier protocolo burocrático:

Espero que el link te sirva de ayuda, y dile a tu mamá que ¡aguanten los vagos!

También podría gustarte Más del autor

1 comentario

  1. jose giraldo dice

    me parece fabuloso el hecho de la sinceridad entre este par de criaturas, habida cuenta que hoy los padres y los hijos, cada cual por su lado felicitaciones. jose

Los comentarios están cerrados.