Tres preguntas básicas que debes hacerte para ganar fluidez en el tiempo de estudio

Tres preguntas para mejorar estudiosLa fluidez es una caracterí­stica básica de ese tiempo de calidad que necesitas para que tu estudio y las horas que dedicas a hacer trabajos, a repasar para un examen o a transcribir apuntes no sean una endemoniada tortura.

Ssi tuviéramos que elegir un desencadenante o un factor principal de esa fluidez en tu tiempo de trabajo, un propiciador nato para que tu aprendizaje se desarrolle como coser y cantar, nos quedamos sin duda con la atención.

La atención es algo más que un estado mental de alerta. Nosotros lo identificamos más con la plena conciencia. ¿No os ha pasado encontraros de repente en una situación donde no sabéis qué pasos intermedios os han llevado hasta ahí­ o de no recordar lo hecho en un instante inmediatamente interior?

Hay muchas maneras de perpetrar horas de estudio, pero la cuestión no es el el tiempo en sí­ que le eches a unos apuntes o que tardes en resolver una tarea. No te garantiza un aprobado en el examen de maí±ana que hayas estudiado para ese examen un cómputo total de 100 horas o incluso más que otros compaí±eros de tu clase. Este blog, como buen blog de vagos, trata precisamente de orientarte en cómo ser más eficaz estudiando echándole menos horas de dura empollologí­a.

En cambio si has conseguido que tu tiempo de estudio haya sido con plena atención a los contenidos, eliminando distracciones y con un fortalecimiento de tu concentración hasta tal punto que eres capaz de recordar todas las situaciones en las cuales has leí­do un apunte, hecho un trabajo o estudiado un libro, estamos seguros que en las pruebas futuras donde se te pregunte por esos contenidos, vas a ser capaz de recordar lo estudiado: habrá un hilo de realidad que te conecte con el contenido que has memorizado.

Por supuesto la atención plena, la plena conciencia durante el tiempo de estudio no es fácil de obtener. Requiere mucha práctica. Para ser un maestro en la técnica (algunos más que técnica dicen que es un modo de vida), no hay más enseí±anza que la práctica.

Por eso, te recomendamos que antes de ponerte a estudiar, sobre todo de cara a una prueba importante donde tengas que dar lo mejor de ti mismo, pares un momento y te preguntes: ¿qué estás haciendo? ¿cómo lo estás haciendo? ¿para qué lo estás haciendo? (podéis ver aquí­ el estupendo artí­culo de Raíºl Hernández sobre el tema) Ejercita tu capacidad de ser plenamente consciente de lo que haces en cada momento para vencer esa deriva de distracciones en la que vivimos inmersos en nuestro dí­a a dí­a. Huye   de la complejidad, diviértete trabajando, reflexiona para responder varias veces en el dí­a a esas tres preguntas: ¿qué? ¿cómo? ¿para qué?

Hazlo por ti. Comparte en comentarios tus avances si has empezado a practicar esto del “mindfullness” J

También podría gustarte Más del autor