Aprovecha a tope las vacaciones de Navidad

Feliz Navidad amigos vagosLas Navidades no dejan indiferente a nadie. Y menos a los estudiantes. Gusten o no, la Navidad traen consigo un jugoso parón escolar, unas merecidas vacaciones en las que hacer balance, tomar decisiones, recobrar fuerzas y proponerse nuevos retos.

¿Qué tal te ha ido en lo que va de curso?

Quizás en estos días navideños encuentres numerosos momentos para reflexionar cómo ha ido el comienzo de curso, este largo primer trimestre de clases, los exámenes, las evaluaciones, las primeras notas…

Es importante hacer un pequeño balance, tanto de lo bueno, como de lo malo. De lo bueno, para sacar patrones de éxito. De lo malo, para evitar fracasos o para encontrar atajos que te deparen nuevas soluciones.

El resto del curso es una gran segunda oportunidad para reparar errores, mejorar comportamientos, obtener mejores resultados. Pero has de analizarlo tú, desde tu perspectiva personal, con tus ojos, y con total sinceridad. De nada sirven estos exámenes de conciencia estudiantil si te mientes o maquillas la verdad.

Pasa a la acción

Después del autoanálisis de situación, de esa evaluación de impacto, tienes que elaborar un listado de acciones en positivo. Es decir, vas a trazar tu plan. Y lo vas a ejecutar

Acciones concretas, posibles, medibles, nada de quimeras o deseos inalcanzables. No acciones ciegas de corto recorrido, no. Acciones que miren de frente a un objetivo que te hayas marcado: “Mejorar mi nivel de inglés hablado = Acción: Empezar en enero un programa de intercambio con alumnos de habla inglesa”, y así todo.

Con la determinación con que has elaborado la lista de acciones, tienes que empezar a “Hacer”. Siempre os decimos que la productividad no consiste en tomar nota de las tareas o mover unos papeles de un sitio a otro, o tachar esas tares apuntadas: Productividad consiste en HACER, con mayúsculas.

¿Regalos de Navidad? El mejor, un libro

Quizás un libro te mole menos que un videojuego con los mejores gráficos de la historia o te ilusione menos que el smartphone más deseado entre tus amigos, pero, amigo, un libro sigue siendo una fuente enorme de sabiduría personal, una manera general de abrir el entendimiento, de procurarte entretenimiento y de ayudarte a hablar mejor.

Y, a diferencia de los regalos navideños que he mencionado antes, o del más caro juguete que se te pueda antojar, tienes un maravilloso libro a tu disposición desde cualquier precio, para que Santa o los Reyes Magos no tengan que rascarse demasiado el bolsillo.

Sé feliz y descansa

Estés donde estés, amigo vago, te deseamos que estas fiestas sean un descanso y de verdad te llenen de paz, de felicidad y de todos aquellos sentimientos positivos o fuerza de la buena para retomar tus tareas escolares y universitarias en enero.

Sabes que nos tendrás a tu lado todo el camino.

¡Felices fiestas de parte de todo el equipo!

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.