Mensajes de gratitud y compañía en nuestra página en Facebook

gracias_rdv_socialAmigos vagos, creo que os lo hemos contado más veces.

Nosotros hemos creado perfiles en las redes sociales más utilizadas, Facebook, Twitter, Google Plus, etc, para ayudaros. Para ayudaros a conectar con nosotros y resolver problemas. Porque para eso nacimos hace más de 17 aí±os: para solucionar problemas y, desde luego, con el ánimo de compartir conocimiento. Para eso mucha, muchí­sima gente, incluí­dos excelentes profesores, han querido compartir sus documentos académicos en esta comunidad.

Pero no esperábamos una cosa.

Que esas redes sociales que nosotros gestionamos para conectar con vosotros como canal de ayuda y de atención al píºblico, se hayan convertido en una fuente tan grande de alegrí­as, bendiciones, gratitudes y un sinfí­n de cositas grandes que el buitre Rufo, nuestra mascota, guarda en su corazón de rapaz como oro en paí±o.

¿A qué nos referimos?

A todos esos mensajes en Facebook, comentarios del Google Plus y tweets que nos enviáis diciendo que os hemos ayudado o deseándonos muchos aí±os más de feliz travesí­a por el océano de la web, auxiliando a más y más generaciones de vagos que puedan venir en el futuro. Esos improvisados agradecimientos por haberos redimido de alguna situación difí­cil o apurada cuando casi estábais a punto de entregar un trabajo y no tení­ais ni idea de por dónde empezarlo o a qué materiales de estudio recurrir para completar una buena presentación. Eso como base

Pero nos referimos sobre todo a esa nueva fase de nuestra página que ya emprendimos hace unos aí±os en este blog, y continuada en nuestras redes sociales, donde queremos facilitaros mensajes de productividad, de ánimo, de lucha y de filosofí­a positiva en boca de grandes pensadores de la historia y de personajes famosos.

Y a cambio recibimos vuestro agradecimiento espontáneo porque esa cita, esa frase, una palabra dicha en el tiempo oportuno, un pensamiento rápido que se cuela en vuestra mente, ha conseguido guiar una acción confusa, cambiar una dirección equivocada, haceros reflexionar o, simplemente, alegraros el dí­a.

Y nos enviáis mensajes muy chulos, gratos y emocionantes que nos llenan, nos motivan, nos refuerzan… Y no queremos dejar que pasen de largo. Algunos son píºblicos, están en los comentarios de cada post que ponemos en Facebook. Y otros son mensajes privados, que no veis, pero que merecen ser sacados a la luz, con el íºnico fin de servir de homenaje a sus autores.

Esta semana, amigos vagos, nuestro homenaje es para Juan Carlos (ojalá leas esto).

Juan Carlos contactó con nosotros solo para decirnos que “éramos un viento fresco en una locura de paí­s como Argentina” . Obviamente le enviamos a José Luis un mensaje de vuelta agradeciéndole algo tan bonito.

Y Juan Carlos nos respondió diciendo que formábamos parte de “las alegrí­as del dí­a” en un hospital de nií±os donde trabajaba. En la planta de Onco-hematologí­a, “donde se viven muchos momentos duros…”.

A Juan Carlos le respondimos entonces con el simbolito del like. Nada más.

Pero nos dejó en el corazón esta huella. El saber que somos íºtiles para algo que va más allá de un catálogo de documentos, de trabajos, resíºmenes, etc. De papeles, en definitiva.

¿Puede haber algo más hermoso que llevar esa alegrí­a diaria a una planta de onco hematologí­a para nií±os?

Desde el corazón del equipo que hace Rincón del Vago, con la máxima humildad y todos los respetos, seguiremos trabajando duro para que no falte un pensamiento positivo, una sonrisa. La de los nií±os. La de Juan Carlos. La tuya, estés donde estés.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.