Cómo acabar con los ladrones de tiempo de un estudiante

Ladrones de tiempo de los estudiantesPodemos darle muchas vueltas a una definición sesuda y larga de la productividad, pero hoy te lo decimos así de claro: ser productivo es ponerle policías a los ladrones de tiempo de tu vida

Hay algo común en muchas personas que llegan a ser líderes en un campo o sector. Del conocimiento, de la industria, de la ciencia, del deporte, etc, etc.

Administran muy bien su tiempo.

Tanto tú como yo nos hemos preguntado miles de veces “¿Cómo lo hacen esas personas que triunfan para hacer tantas cosas y que todo les salga bien?”

Es como si tuvieran “tiempo infinito“.

Te sientes en desventaja frente a esas personas tan avanzadas y potentes. Tú, en cambio, te pones a hacer tus tareas y ves cómo transcurren los minutos sin que lleguen los resultados. Y es más: al ver pasar todo ese tiempo desperdiciado te irritas, te enojas, te estresas aún más porque notas que no llegas a todo lo que tendrías que hacer.

La buena noticia es que todos los seres humanos, los que triunfan y los que no, tienen la misma cantidad de tiempo cada día: 24 horas. Ningún ser humano ha encontrado la hora 25 del día. Nadie

Entonces, el secreto de los líderes, de aquellos a los que les va bien la vida, o si quieres, de aquellos a los que les salen las cosas y parece que el tiempo les cunde mucho es, ¡tachánnn!, que aprovechan mucho su tiempo.

Es decir, que son productivos.

Te proponemos 5 líneas de ataque contra los ladrones de tiempo que impiden que realices con solvencia tus tareas o saques un tiempo de estudio limpio y concentrado.

Gestiona las interrupciones

Uno de los ladrones de tiempo más habituales es debido al factor entorno. Normalmente a gente que nos rodea. Muchos compañeros, los propios padres a veces, la gente que convive en nuestro apartamento, no pueden evitar interrumpirnos cuando estamos estudiando. Somos como un imán para ellos.

Es conveniente que tengas previsto que esto va a ocurrir y planifiques pausas o tiempos en los que permitirás esas “interrupciones”. Por lo demás, sé inflexible con aquellos que traten de molestarte. Tendrás que darle más importancia a tu trabajo para que los demás te respeten.

Ponte y ponles en su sitio ;) Lo decía Platón…

Platón y los ladrones de tiempo

Calma la ansiedad

No sé tú, pero yo sé que mi tarde de estudio no me va a cundir si estoy ansioso o nervioso por algo. Nada mejor como salir a dar un buen paseo o hacer un poco de deporte, o combinar esto con unos minutitos previos de concentración antes de sentarse en el “empolladero”.

Dicen que la televisión o el móvil, o Internet, o las consolas de videojuegos, o esto y lo otro son potentes distractores de la voluntad de estudio en los alumnos. Es cierto. Hay que controlar todo este arsenal de nuestro ocio para que no interfiera en nuestra labor. Pero muchas veces la ansiedad tiene el potencial suficiente de hacer que se nos vaya el santo al cielo y ausentarnos de los libros, de forma que nuestro tiempo parezca haberse escurrido por el lavabo sin aprovechar ni gota.

Necesidades satisfechas

Para ciertas personas el electrodoméstico que más distrae del tiempo de estudio no es la televisión. ¡Qué va! Es la nevera. Ir a picotear al frigorífico cada dos por tres no es algo que lesione solamente a tu línea, a tu dieta, a tu buena nutrición. También consigue degradar tu capacidad de atención y minar tu tiempo de estudio.

Consulta estas pautas para una buena alimentación.

Lo mismo que hemos dicho del picoteo, aplícalo a cualquier otra necesidad… ¡ejem! fisiológica que te provoque inquietud, desasosiego, nerviosismo ;-)

Estudia tus hábitos

Con esto queremos decir que no te engañes cuando te pongas a estudiar. Está muy bien que la planificación de tu tiempo de tareas de clase la hagas conociéndote. Conoce tu biorritmo, cuál es tu mejor ciclo de sueño, a qué horas prefieres pasear o ver a tus amigos, si prefieres o no tener el fin de semana libre. Sabiendo cuáles son tus gustos no incurrirás en el error de elegir horas de estudio que no van contigo o en las que estés estudiando con pesar, arrepentimiento, fatiga, etc.

Filtra tus tareas

Otro gran ladrón de tiempo es tu manera de gestionar tareas. Consideras que todo es tarea y empiezas a apuntarlo en libretas o en papelitos y tu escritorio acaba plagado de notitas desconectadas y todas prioritarias y super importantes… Tienes que cambiar eso. Gestionar tus tareas con inteligencia tiene que ser tu prioridad.

¿Sabías que alguien productivo consigue hasta 10 veces más resultados que alguien que no lo es? ¿Cuál de los dos crees que tiene más tiempo libre para disfrutar de sus aficiones?

También podría gustarte Más del autor

1 comentario

Los comentarios están cerrados.