El efecto negativo para tus exámenes de las noches en vela

Rufo no respeta los descansosSin duda la preparación de la fase final del curso y de los temidos exámenes es una de las cuestiones que más preocupa a los estudiantes que visitan nuestro blog y la web del Rincón del Vago en estas fechas.

Hay que dejar un montón de trabajos listos para entregar, resíºmenes de libros, proyectos que rematar, y todo ello se junta con la esforzada memorización de los enormes bultos de apuntes recopilados a lo largo del curso. Evidentemente, las horas del dí­a son limitadas y por eso muchos recurrí­s al comercio de tiempo con el sueí±o.

Creemos que quitarte horas de dormir es un gran error. Estás privando a tu organismo del mecanismo del necesario “reinicio“. Cunde mucho más un sueí±o de unas pocas horas que eliminar del todo los tabiques entre el dí­a y la noche pegándose un hartón a estudiar mientras los párpados pesan cada vez más, los ojos palpitan como un corazón sangrante y la cabeza pierde la fluidez necesaria para gestionar las   tareas.

Evidentemente tíº eres el dueí±o de tíº mismo. Nadie como tíº conoce tu pulso vital, tu mejor hora y los rinconces de tu organismo, pero una cosa es indudable: no se puede estar en todo momento al ciento por cien. Es imposible, y a ello ni ayudan las drogas, las anfetaminas, el café o cualquier otro suplemento vitamí­nico cuyo rendimiento milagroso te prometa el mercado.

Creemos que la semana de los exámenes, esa recta final de esfuerzo debe ser un equilibrio entre descanso, organización y esfuerzo final, un poco de esta forma:

1) No te acuestes sin planificar el dí­a siguiente, pero acuéstate

Es un error no dormir unas pocas horas. Pase que los nervios o las tareas, o ambos no te dejen dormir plácidamente 11 horas, pero un mí­nimo de 6 horas de sueí±o pueden recargar tu positivismo, tu actitud y reparar el cansancio. Sin duda.

2) Come ligero, pero come

No te quites horas de sueí±o, ni las pausas para alimentarte. Como andas apretado de tiempo es lógico que no estés dos o tres horas haciendo la digestión viendo la tele, así­ que estos dí­as tu dieta tiene que ser ligera, rica en frutas y vegetales, rica en proteí­nas (preferiblemente pescado) y baja en dulces y grasas polisaturadas.

3) No vayas a la cama nada más acabar el estudio

Una opción muy buena que te pedimos que pruebes es el dar un pequeí±o paseo oxigenante, aunque sea por la propia manzana de tu edificio, antes de acostarte. Despéjate de libros y apuntes antes de reposar sobre la almohada y… quizás no tengas pesadillas :P

4) Sesiones largas, pero con periódicos descansos

Estás en la fase final. No gusta, pero hay que darlo todo. Puede que pases 10, 12, 14 horas estudiando. Estas horas incluyen pequeí±as pausas cada hora u hora y media. No más allá de las 2 horas es obligado parar y hacer algíºn ejercicio descontracturante y relajante.

5) El esfuerzo es nada sin motivación

Ninguno de los consejos anteriores te servirá, ni siquiera de los consejos de otros guríºs de las artes estudiantiles, si no crees en ti mismo y en que este esfuerzo te va a llevar a la meta, que es aprobar, o sacar la nota que necesitas para acceder al siguiente grado… Mantén todos los dí­as una actitud positiva y procíºrate recompensas pequeí±as si vas cumpliendo el plan que marcaste. ¿Cómo vas a ser positivo si de no dormir no sabes mover los míºsculos faciales que producen la sonrisa? :)

Y esencial, y repetitivo si quieres, pero verdad: Para que los planes salgan bien, hay que dormir.

 

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.