En la antigua Roma, ¿usaban ropa interior?

Sin duda fue una época de un estilo completamente diferente a las demás, pero, ¿habrán usado calzones?

Lo respondemos de inmediato: claro, seguramente no usaban la lencería o ropa interior que usamos en la actualidad, pero en la antigua Roma, al igual que muchos pueblos antes que ellos, usaban ropa interior.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: El retrato romano

La lencería romana tenía varios términos, lo que probablemente se debía a las muchas formas de ropa. Se le denominó subligar, subligaculum (del latín subligo, que significa: atar por debajo, y culum, que significa: instrumento, en esencia, “taparrabos“), licium, cintus, etc.

Esta prenda recibió diferentes nombres, misma que se basaba en una pieza única de tejido que se ajustaba a los genitales, caderas y trasero y quedaba sujeta a la cintura de cuero o tela más fuerte.

La prenda interior más usada

Los hombres usaban la ropa interior debajo de la toga, mientras que las mujeres por debajo de la stola (aunque también podían vestir una túnica debajo de la túnica llamada supparus o supparum).

Mientras que los soldados de caballería, los atletas y, más popularmente, los gladiadores, eran quienes utilizaban el subligaculum, aunque probablemente los hombres romanos no lo usaban con regularidad debajo de las túnicas o togas. Durante el invierno, varias capas de túnicas, un abrigo y calcetines gruesos, era lo que necesitaban para mantenerse calientes.

Si alguna vez llegaste a ver alguna pintura o mosaicos con imágenes de mujeres vistiendo una especie de “taparrabos“, no es un error. También las mujeres usaban el subligaculum y el strophium, la prenda que se utilizaba en la parte superior del torso, a modo de bikini, para sostener el pecho.

Aparecer en público vistiendo únicamente estas prendas interiores era una señal de que eras esclavo, gladiador o alguien de bajo estatus social. Lo que uno se ponía sobre ellas denotaba la posición social. La ropa hacía al hombre y a la mujer.

¿De qué estaba hecha?

La mayoría estaba fabricada de lino, por lo que no hay registros arqueológicos de estas prendas por su deterioro con el tiempo. Probablemente el lino era proveniente de España, Siria o Egipto, que tenían gran calidad. Aunque también hay pruebas de taparrabos de cuero, quizá utilizada por mujeres durante la menstruación.

Estas prendas de cuero estaban hechas de piel de cabra impermeable, lo que habría sido muy útil para esos días, ya que, habitualmente, las mujeres romanas solían usar trapos para absorber la sangre menstrual, y los taparrabos de cuero probablemente servían para acomodar estos trapos.

Un ejemplo del uso de estas prendas lo podemos observar en la Villa Romana de Casale en Piazz Amerina del Casale, Sicilia. En ella aparecen mujeres con lo que parece ser un traje de baño de dos piezas. Y otras mujeres, que parecen ser bailarinas, músicas o artistas profesionales contratadas para ciertos eventos con la misma vestimenta.

Así que ya sabes, los romanos no solo nos dejaron el derecho, sino que también pudieron haber marcado las primeras tendencias de moda en cuanto a la ropa interior.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Conoce todo sobre la cultura Griega

Autor: I.S.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.