Encuentra motivación poniendo tus ojos en la meta

Visualiza tu metaCuando más duro se nos hace el camino, más necesario es recurrir al fin último por el que empezamos nuestro esfuerzo: la carrera universitaria, nuestra maestría, esos estudios que que están costando tanto sacrificio, la búsqueda de trabajo…

Sea cual sea tu causa, ten presente la meta, el lugar al que te proyectaste ir para ser feliz, para sentirte satisfecho. Quizá esa sea la forma de sobreponerse a los obstáculos del día a día, pequeñas y grandes barreras que hacen que la cosa sea un poquito más difícil que cuando la dibujamos en un planning o tal y como la soñamos.

La dura realidad nos baña sin cesar con sus cubos de agua helada, y hay que ir haciendo pequeños retoques a nuestro proyecto de estudios para que las cosas vayan como queremos. Cambiar cosas para que todo permanezca igual, ya sabes.

Te dejamos 3 pequeños pasos a revisar en la  gestión diaria de tus estudios para fijar esa meta y que ésta te sirva de motivación en momentos de desgano:

Traza el camino

Hemos dicho que hay que llegar a la meta. Pero, ¿has visualizado cómo es el camino? ¿Te has molestado en comprobar las etapas fáciles y las difíciles, los atajos, las trampas de tiempo, etc) Planifica cómo quieres llegar y que ese plan no sea estático. Introduce los cambios que sean necesarios. Continuamente.

Disfruta cada etapa

Un amigo me contaba que hizo el Camino de Santiago dos veces. La primera, se equivocó. No es que se perdiera o no tuviera mapa: el Camino para los peregrinos está perfectamente indicado en todo su recorrido. Ni un ciego se perdería. Se equivocó por el enfoque mental de su esfuerzo. Iba diciéndose: “Seré feliz cuando llegue a Santiago, cuando llegue a Santiago“. Cuando llegó a Santiago se sintió un poco depecionado: la Catedral, el ritual del abrazo al Santo, la fachada del Obradoiro, etc son magníficas cosas. Inenarrables (tienes que verlo). Fantástico. Pero él ya la había visto y para ver eso se puede ir en coche, en tren, en avión. Al año siguiente, se volvió a hacer los 770 km entre Roncesvalles y Santiago (el Gran Camino), pero haciendo una fiesta en cada etapa cada vez que llegaba al albergue. ¡Hay que disfrutar ese camino! Sin dejar de visualizar la meta, claro ;)

Aleja emociones negativas

Como contrapeso para balancear nuestro estado de ánimo y que éste sea saludable en todo el recorrido, huye de las personas y de los sentimientos negativos. De aquello que realmente te aleja de tu meta. Por así decirlo, un atleta salta mejor los obstáculos de su circuito no fijándose en la valla o en el fango que la rodea, sino mirando al frente, al final, donde está la rayita de “Fin” o un señor con la banderita a cuadros.

Bonus: Inspírate en los mejores

Los que seguís nuestra página en Facebook encontraréis multitud de frases motivadoras de grandes pensadores de la Historia, pasada y actual. Gente brillante de la que todos podemos aprender indicios, señas, guía para manejar nuestra propia vida como estudiantes y como trabajadores productivos que además saben pasárselo bien y disfruta de la vida en todo su elenco de matices. Si cualquiera de esas frases te arroja un poquito de luz en un día oscuro o hace que tu corazón lata una pizca más deprisa persiguiendo una idea reveladora para tu vida, nos damos por más que satisfechos.

Te esperamos en el blog (aquí) y en nuestras redes sociales.

¿Quieres compartir con nosotros algún truco vital para eludir los obstáculos de la vida? Déjanos tu comentario, amigo vago ;-)

También podría gustarte Más del autor

1 comentario

Los comentarios están cerrados.