Programa en 10 pasos para ser más productivo

Rufo haciendo un mapa mentalSeguramente lo hayas intentado un millón de veces por métodos de lo más diverso. Ser productivo. Organizarte de tal manera que te cunda el tiempo de trabajo y puedas tener más horas libres para relajarte y disfrutar.

Pero no hay manera. Siempre hay algíºn factor personal o ambiental que arruina tus mejores propósitos o tus planes de organización.

Hoy buscamos una fórmula de aplicación sencilla para reiniciarte en la senda productiva. Y vamos a ver si es posible que estas breves pautas consigan mantenerte en niveles de productividad óptimo sin que te aburras   ni te dejes avasallar por la desidia.

¿Lo vemos?

De las palabras al papel

Un sí­mbolo de que estás pasando de los propósitos a los hechos es retarte a tener siempre a mano un papel donde anotar ideas, tareas y todo aquello que esté en tu enfoque productivo en los próximos dí­as. Anotarlo todo es un fuerte aliciente motivador y concreta mucho tus objetivos.

¿Sabes priorizar?

Claro. Muchas de las veces que se arruina un plan de acción cuando hablamos en términos de productividad personal se debe a que pretendemos hacer muchas cosas, más de las que es posible hacer en el mismo tiempo. Somos ambiciosos anotando tareas pero no haciéndolas. No queda otra que priorizar. Que una tarea sea importante no quiere decir que sea urgente, simplemente que esa tarea te desatasca otras muchas. Sé sabio al elegir cuáles tareas te van a ocupar en primer lugar.

Sé productivo no rí­gido

No eres un juez implacable de tu trabajo. Se trata de que adquieras hábitos productivos para preveer atascos de tareas, no de que reacciones con severidad cuando haya crisis y se acumulen tus quehaceres. Ser productivo requiere, una vez más te lo decimos, planificar, prever lo que va a venir y tener preparado una actuación que resuelva problemas sin agobios ni ansiedades.

La perfección es para artistas

Amigos vagos, ser productivo no requiere de perfeccionismos. Liquidar tareas es hacerlas. En términos productivos da igual quitarse de encima un quehacer bien o excelentemente bien. El premio va   a ser el mismo. No seas perfeccionista gestionando tus tareas. Sé resolutivo, eficiente. Ya sabes: ¡pim, pam!, y a otra tarea.

No te prives de cosas que te gustan pero sé moderado

Todo el premio que trae consigo la productividad no viene porque sí­ y sin ningíºn esfuerzo. Entrenarse en la productividad requiere disciplina y adquirir esta de forma sólida solo se puede hacer gradualmente, sin tremendismos ni intentar batir records del mundo de nada. No hace falta que renuncies a cosas que te gusten pero modera la duración de esos espacios de ocio para encontrar un buen espacio de tiempo productivo, de concentración, que te cunda realmente.

Anota todo aquellos quesea una tarea en

El increí­ble hombre orquesta

Olvida eso de que eres capaz de enfrentarte a varias tareas de forma simultánea. Sí­, poderse se puede hacer, pero limita mucho tu objetivo de productividad, de más por menos. Concéntrate en la tarea que tengas por delante, esfuérzate en terminarla.

Incluir la palabra “no” en tus hábitos

No es nada fácil esto, ¿eh? Requerirá de paciencia y de práctica, también de tiempo para explicar a tus amigos que no eres un borde o un antipático, o que no es no les quieras dedicar tu tiempo. Pero es fundamental que digas no a las trampas de tiempo, a los agujeros negros de productividad y de falta de foco que se dan en el dí­a a dí­a, a las numerosí­simas distracciones que nos acechan en cada esquina. Sé fuerte ;)

No parceles el tiempo artificialmente

Está muy bien planificar que tal tarea te va a llevar tantos minutos o tantas horas. Pero eso también te puede llevar al agobio y a la ansiedad del estudiante. No. Cada tarea necesita el tiempo que requiera segíºn sus circunstancias y segíºn cómo ten encuentres tíº en ese momento. El objetivo es que te concentres en ese quehacer y no le quites el pie de encima hasta que hayas acabado con él. Es un poco bélico esto pero me has entendido perfectamente.

Ponte un cartelito de “Soy Productivo”

No. No es por cuestión de automotivarte a serlo. Es para que adviertas a los demás de que tu tiempo es sagrado y mientras estés realizando tus tareas, nadie puede profanar esos ámbitos. Está muy relacionado con el punto ese de decir “no” a las distracciones. Pero también es para que los que te rodean te ayuden a mantener tus hábitos productivos y te animen a seguir practicándolos.

Desmenuza tus tareas

Es uno de los trucos productivos que más resultado me da cuando me enfrenta a tareas tamaí±o BIG. Partirlas en trocitos. Reducirlas a tareas más pequeí±as. Las podemos denominar microtareas y enfocarte en acabarlas es mucho más sencillo. Ver el fin de una tarea más cerca sin duda anima mucho a liquidarla.

Esperamos que todos estos hábitos te conciencien para que instales la productividad en tu sistema operativo y te ayude mucho a lo largo del curso.

 

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.